miércoles, 5 de diciembre de 2007

NO DISCO: LA PRIMERA DISCOTECA NEW WAVE EN LIMA

Aquella primera generación New Wave que asistía a fiestas particulares se trasladó a un local llamado No Disco ubicado en un sótano de la calle Schell, frente al parque Kennedy. Aquella fue la primera discoteca de la movida limeña… en pleno 1979.

Aquella esquina de la calle Schell y Los Pinos en donde ahora está La Casita, era un lugar muy concurrido por los adolescentes de entonces... En la acera del frente estaba el primer Pinball que apareció en Lima... Y a la vuelta el Bowling… un sitio obligado a frecuentar. El parque Kennedy tenía el grass hasta más arriba de la rodilla y por cierto, había muchas ratas. Al costado de lo que ahora es La Casita, en donde están los baños públicos, en ese pasaje recuerdo que había toda una zona en donde vendían anticuchos y el lugar atraía de lejos debido a sus neones verdes y al humo incesante. Junto a ese lugar había una discoteca que llamaba mi atención por algún motivo... de hecho debe de haber sido por la gente misma. Recuerdo que en la puerta había un viejo maniquí siempre con el mismo vestido... un letrero y luces de colores alrededor. Estuve parado en la puerta más de una vez. Tenía 14 años. No pude disfrutar del lugar...

Por entonces las discotecas limeñas optaban por tocar Funk, Soul, High-Energy y en general, la llamada música Disco, es decir, la música de discoteca. En oposición a ellas surgió la No Disco. Los responsables de la existencia de aquel lugar fueron el ‘chino’ Mañuco y Edie. La esposa de Mañuco era una aeromoza neoyorquina quien se encargaba de traer los discos en sus continuos viajes. Tenían una gran colección de vinilos. Aquel lugar le dijo NO a la música Disco y sería la semilla social para la generación del cambio. Un lugar fuera de lo común, inclusive por la propia actitud de su gente. Fue el primer point de moda y vanguardia en Lima, lugar en donde se podía socializar con gente de similar inquietud por la nueva música. Por entonces se decía que quienes andaban metidos en lo de las nuevas corrientes británicas, todos se conocían entre sí. Se trataba pues, de una elite aún algo compacta.

Las palabras de mi amigo Martín Chaquí (un asiduo concurrente al lugar) son elocuentes…

“La No Disco abría de miércoles a sábado. Era costoso entrar… y difícil. Se tenía que hacer cola en la calle. Por cierto, cola muy atractiva ya que estaba compuesta por las chicas más bonitas que puedan imaginarse y por supuesto, la mayoría vestidas al New Wave Style, es decir como Go-Go Dancers, con extra-minis y medias con franjas horizontales, zapatos dorados o plateados, sin tacos, como los de ballet. Todo era alucinante. Era como ir a una discoteca de Marte. Algo realmente nuevo para cualquier adolescente de entonces. Y tengo razón en decirlo ya que cuando uno entraba, las paredes estaban pintadas en cuadrados blanco y negro, como un tablero. Los dos mozos (los hermanos bolas de Jesús María) bailaban cuanta canción les provocaba con los azafates en la mano llenos de cerveza. Era el único sitio en donde se encontraba una pantalla gigante a colores en esos años. Y en la cabina dos DJs. Un hombre y una mujer. Hablo de Napo, otrora glorioso pionero en el genero, maestro, atrevido y desvergonzado para poner música, cualidad que lo hizo calificar inmediatamente para un lugar de esas características, un lugar al que concurría público exigente y excéntrico que tenía mundo y que viajaba. Conocían de música… a Napo lo asistía una colombiana con una mascara de monstruo alucinante. Ella también trabajaba para No Disco como DJ… Ver los discos de todos los colores y de todas las etiquetas inimaginables junto con sus portadas, era indescriptible. Todo era vinilo. Los parlantes JBL, y los tornamesa Lenco, suizos, con agujas de diamante y contrapesos...

Los viernes y sábados la discoteca publicaba en la sección C de El Comercio, el ranking con las 100 canciones más escuchadas de la New Wave en el mundo, e invitaba al público a asistir a No Disco y bailarlas. Por supuesto que cualquier hijo de vecino que escuchaba cualquier radio comercial creía que le estaban hablando de mitología griega y de todo, menos de música…

El sitio de buenas a primeras se convirtió en un lugar exclusivo de Lima. En 1979 yo tenía 15 años y entraba con mi hermana y pasaba piola, ahora tengo 41. Veía ya por entonces a la gente bailar en solitario en la pista, tanto hombres como mujeres, y eso no se estilaba en ningún lugar. El baile era verídico, quebrando el cuerpo hasta tocar el suelo con las manos, quebrando las rodillas y los pies, ya se imaginan cuando ponían a Joy Division y Sex Pistols, el baile del epiléptico no se hacía esperar. Lo más gracioso era que mucha gente se caía al suelo al saltar tanto. Se bailaba saltando. El lugar como todo buen lugar se hizo conocido y famoso, y dejó de ser exclusivo.

El letrero que había en la puerta decía ‘ROCK AND ROLL’ y era de neón de colores psicodélicos. Cuando cerró el lugar se lo llevaron al Biz Pix… La No Disco cerró porque simplemente se maleó. Se convirtió en un hueco. Eso fue en 1983…”. Eduardo Lenti

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena remenbranza. Gracias pro eso. Yo solo conocí la No-Disco por nombre. Jamás ví esas imágenes ke dibuja el relato posteado. Seguramente también me hubiera kedado alucinado. Mi sitio estaba en las 'otras aceras'. Para 1983 ya tocábamos en el Jr. Moquegua, en 'La Caverna' y merodeábamos el Tommy Club Bar. Ahí veía gente ke había pasado por la No, gente ke luego armaría bandas o se dedicaría a escribir en torno a estos nuevos fenómenos.

Gracias por tan tremendo blog.

DANIEL F (banda Leusemia / 1983-2008)

Anónimo dijo...

Sería interesante que Daniel explique lo que era el Tommy Club Bar.

Anónimo dijo...

Que buen recuerdo de esa epoca, asi era la no disco...
La Tornameza LENCO un clasico todavia tengo una en Peru funcionando toda una pieza de coleccion con su contrapeso y los grandes amplificadoresde la epoca
De casualidad encontre este blog muy bueno y tu articulo del nirvana tambien me acuerdo del primer dia que la abrieron y los flyers que tienes en el blog creo que tengo algunos asi guardados en Lima, con los fanzines de la epoca
antes que existiera galerias brasil

Anónimo dijo...

Yo era un recien entrado en secundaria aun asi,me atrapo la esencia del wave por lo cual era un asiduo a los punkies de colmena a comprar cassettes,a los pinos a hernan nix-7 recirds,al colorado del local del frente,a centrolima con roxana que no volvi a verla,etc...
fue una epoca tan buena que asumia que lo bueno era la naturaleza de lo existente pero hoy me doy cuenta que no es asi,solo fue una buena epoca.
saludos.
Percy.

Anónimo dijo...

La No Disco fue mi cuna musical. Para luego ser Dj de una discoteca de moda.."por pura casualidad". La primera vez que entre es inolvidable, Vi a Patty Leuthold bailando sola al ritmo de "Panorama" de The Cars..(me enamore, jajaja) A "LA NO" la frecuente en sus mejor epoca, gracias a Dios tuve la suerte de caer por ahi en 1981. La gringa, Napo, Mario, Eddie, el Chino Mañuco.. Bailabamos solos con los parlantes, en pareja, no importaba.. a ritmo de Tainted Love, el Rockabilly de Stray Cats, Madness, Echo, Depeche Mode, Polyrock, Au Pairs, Dead Kennedys, etc...Recuerdo tambien cuando la gringa trajo como gran primicia el single de Every Little Thing She Does is Magic !! Todos bailamos como locos ! Que recuerdos ! Saludos Eduardo ! (Otto)

Daph dijo...

Hey guys, this is Daf, ex-wife of Chino Manuco. Nice to see people remembered my club. What nobody mentioned was that my inspiration for No Disco was the Mudd Club in NYC, where I spent a lot of time in those days. So if you never made it to the Mudd Club, at least you were at No Disco! The guys who supplied records to all the clubs in NYC including Mudd were friends, and that's why No Disco had all that great music before it came out. I still remember putting on all those coats of varnish on the circlular bar! Big love to all of you, and Napo, if you ever read this--find me!

Anónimo dijo...

Que buena historia NO DISCO me hubiera gustado haberla conocido en su mejor epoca... Saludos Jose Aranda