miércoles, 5 de diciembre de 2007

LOS ORÍGENES (1977-1979)

La entrada del Punk y de la New Wave a Lima fue dificultosa en sus primeras manifestaciones.

Haciendo un viaje imaginario hacia aquellos últimos años de la década de los 70… No teníamos Internet. Era difícil contactar con gente de gustos musicales similares. Las emisoras de radio no pasaban nada que tenga que ver con la New Wave y mucho menos con el Punk. No existían grupos nacionales que suenen a aquella música novedosa. El término New Wave era muy poco difundido. Era prácticamente desconocida esa música entre la clase media y baja Limeña. De hecho la entrada de la New Wave se filtró desde la clase alta. Las noticias las traía la misma gente. Aquellos quienes se habían dado una vuelta por Londres o New York y llegaban con la novedad de los vestuarios y peinados de aquella generación del cambio. Este círculo al inicio era muy cerrado. La idea de difundir esta música empezó en fiestas particulares. De hecho existen antecedentes en los ejemplares dominicales de los diarios de 1978 en donde se puede comprobar que todo se inició de esta manera.

Los medios de difusión vivían de espaldas a todo ese fenómeno de la nueva música de los últimos años 70…

Aquí en Lima, durante 1977/ 78 los adolescentes habíamos sido constantemente bombardeados por las películas musicales. Todo un boom en aquellos años. Todo ello propició el crecimiento de la producción de video-clips a gran escala. Con ello se marcaría el pistoletazo de partida a la recreación visual de parte de las canciones del TOP 40 de los Estados Unidos usando a la televisión como nuevo medio de difusión para la música.

Durante aquella época, las estaciones radiales rotaban con insistencia los temas que figuraban en el semanario Billboard. Todas aquellas programaciones radiales se basaban en los charts Norteamericanos. Con esa equivocada óptica (por lo limitada), lo que se podía escuchar por la radio no era precisamente a las bandas que venían revolucionando a la gran industria británica desde las calles, sino, básicamente, a aquellos representantes de la denominada música Disco, Funk y Pop. Ciertamente, la industria por entonces editaba en formato 7" single (45 RPM) gran parte de los hits del Top 40 Norteamericano. Así que, depurando entre ellos, podíamos encontrarnos con algunas cosas tipo Nick Lowe, The Cars, The Police, Blondie, Talking Heads y Moon Martin. Eran épocas de la dictadura militar y agenciarse un buen disco importado estaba fuera del alcance de gran parte de aquella adolescencia Limeña.

El éxito de la denominada música Disco y de los singles en formato 12" (conteniendo las versiones extensas para su distribución en discotecas), se reflejó en las programaciones de las estaciones radiales Limeñas de la época.

Por entonces, la FM (Frecuencia Modulada) tenía unas cuantas señales ya establecidas y desde aquellas, las emisoras irradiaban las versiones completas de los temas que en la AM (Amplitud Modulada) se escuchaban en versión reducida. La FM era usada también para adelantar los futuros hits de la AM. Así mismo, los programas eran dirigidos con menor participación del locutor, quien anunciaba los temas de forma mucho más contenida (controlada), permitiendo al oyente escuchar los temas casi en su totalidad. Las programaciones, eran pues, dirigidas a un cierto tipo de público más selecto. No tenía el concepto popular de la AM como sucede en la actualidad. Otra de las ventajas de aquella FM radicó en el hecho de la notable mejora en la calidad del sonido. Toda una novedad escuchar música por la radio con la calidad de un buen tocadiscos... Imaginen aquellas programaciones conducidas por gente que desconocía de la existencia de la New Wave y del Punk-Rock... pese a ello, algunos de aquellos discos fueron programados, debido, claro está, a su inclusión en los charts norteamericanos. Muy pocos, ciertamente.

En cuanto a bandas nacionales, la primera banda Punk limeña fue Anarquía, quienes tuvieron su período de vida entre 1978-81. Algunas de las presentaciones iniciales que ofreció Anarquía (grupo dirigido por Martín Berninzon y Enrique Ormeño) se realizaron con bandas de la época, tal es el caso de La Mole, Up Lapsus, El Ácido y Crisis, entre otras. Aunque se basaban en covers de los Sex Pistols, los Ramones, Dead Boys y The Damned, y adaptaciones del Peter Gunn y Batman, también contaron con algunos temas propios. Incluso fueron entrevistados por una conocida revista Mexicana de la época, Conecte. En sus presentaciones se podía divisar entre el público a algunos futuros músicos de la movida subte. Incluido Daniel F.

Eduardo Lenti

NO DISCO: LA PRIMERA DISCOTECA NEW WAVE EN LIMA

A Fines de la década de los Setenta, los nuevos estilos musicales provenientes de UK y USA como el Punk y la New Wave, tuvieron escasa repercusión en los medios de difusión Limeños. Las emisoras de radio no programaban New Wave y mucho menos Punk. No existían grupos nacionales que suenen como aquella novedosa música. El término New Wave era muy poco difundido. Inclusive era poco probable contactar con gente de gustos musicales similares. Más aún, estilos como la New Wave y el Punk fueron prácticamente desconocidos para la clase media y baja Limeña entre 1977-1979.

La entrada de la New Wave a Lima se filtró desde la clase alta. Las noticias las traía la misma gente. Aquellos quienes se habían dado una vuelta por Londres o New York y llegaban con la novedad de los discos, vestuario, accesorios y peinados de aquella generación del cambio. Al inicio, este círculo de amigos y conocidos fue muy cerrado. La idea de difundir esta música empezó en fiestas particulares. De hecho existen antecedentes en los ejemplares dominicales de los diarios de 1978, en donde se puede comprobar que todo se inició de esta manera.

Parte de la primera generación New Wave que asistió a fiestas particulares se trasladó de a pocos a un local llamado No Disco ubicado en un sótano de la calle Schell, frente al parque Kennedy, Miraflores. No Disco fue la primera discoteca Underground de la movida Limeña y abrió sus puertas en pleno 1979.

Aquella esquina de la calle Schell y Los Pinos fue un lugar muy concurrido por los adolescentes de la época. En la acera del frente teníamos el primer Pinball que apareció en Lima, y a la vuelta, el Bowling, por entonces, un sitio obligado a frecuentar. A unos metros de lo que años después fue La Casita, estuvo situado No Disco, en un sótano. Era inevitable darse cuenta que se trataba de una discoteca diferente, debido a la cola que se formaba en la puerta. Un letrero de luces de neón que decía “Rock ‘N’ Roll” avisaba que ese era el lugar indicado. Lugar que poco a poco se fue haciendo conocido gracias al rumoreo del mismo público que concurría.

Por entonces, todas las discotecas Limeñas difundían Funk, Soul, High-Energy y en general, la llamada música Disco, es decir, la música de discoteca. En oposición a todas las discotecas de la época surgió NO DISCO. Los responsables de la existencia de aquel lugar fueron Daphne Kaizer Lawrence (New York) “La Gringa” y su ex-esposo Manuel Villavicencios (Perú) “Chino Mañuco”. Eddy Wenzara también tuvo participación en la idea.

Daphne se inspiró en un conocido lugar de New York, lugar al que concurría con frecuencia, THE MUDD CLUB. En el Mudd también difundían New Wave, Punk y en general Underground Music, y surgió precisamente en oposición a Studio 54 y a la música Disco. Por The Mudd pasaron celebridades como Lou Reed, Johnny Thunders, David Byrne, Debbie Harry, Nico y Lydia Lunch entre otros. Fue un lugar de élite y vanguardia que cerró sus puertas en 1983, irónicamente, el mismo año que No Disco. Los Talking Heads mencionaban este club en una de sus famosas canciones: Life During War Time (1979) incluida en el album Fear Of Music... "this ain't no mudd club, this ain't no disco". Precisamente de esa frase salió el nombre de la discoteca Limeña.

Daphne tenía muy buenos contactos, conocía a quienes abastecían de las novedades de la New Wave a los clubs de New York, incluido el Mudd Club. ROCKPOOL PROMOTIONS fue uno de los introductores importantes de la nueva música, y también abastecieron mensualmente a No Disco de mucho material promocional (antes de su distribución para venta). Daphne, desde Lima, se encargó de hacer los reportes de las canciones que gustaban en No Disco y que no eran difundidas por los medios de comunicación Limeños. De esta manera, la gente de Lima también ayudó a formar el movimiento. Los discos fueron llegando constantemente, convirtiendo el lugar en la semilla social para la generación del cambio. Un lugar fuera de lo común, inclusive por la propia actitud de su gente. Fue el primer point de moda y vanguardia en Lima, lugar en donde se podía socializar con gente de similar inquietud por la nueva música. Por entonces se decía que quienes andaban metidos en lo de las nuevas corrientes, todos se conocían entre sí. Se trataba pues, de una reducida élite.

Las palabras de mi amigo Martín Chaquí (un asiduo concurrente al lugar) son elocuentes…

“La No Disco abría de Miércoles a Sábado. Era costoso entrar… y difícil. Se tenía que hacer cola en la calle. Por cierto, cola muy atractiva ya que estaba compuesta por las chicas más bonitas que puedan imaginarse y por supuesto, la mayoría vestidas al New Wave Style, es decir como Go-Go Dancers, con extra-minis y medias con franjas horizontales, zapatos dorados o plateados, sin tacos, como los de ballet. Todo era alucinante. Algo realmente nuevo para cualquier adolescente de entonces. Y tengo razón en decirlo ya que cuando uno entraba, las paredes estaban pintadas en cuadrados blanco y negro, como un tablero. Los dos mozos (los hermanos bolas de Jesús María) bailaban cuanta canción les provocaba con los azafates en la mano llenos de cerveza. Era el único sitio en donde se encontraba una pantalla gigante a colores en esos años. Y en la cabina dos DJs. Un hombre y una mujer. Hablo de Napo, otrora glorioso pionero en el género, maestro, atrevido y desvergonzado para poner música, cualidad que lo hizo calificar inmediatamente para un lugar de esas características, un lugar al que concurría público exigente y excéntrico que tenía mundo y que viajaba. Conocían de música… a Napo lo asistía una Colombiana con una máscara de monstruo alucinante. Ella también trabajaba para No Disco como DJ… Ver los discos de todos los colores y de todas las etiquetas inimaginables junto con sus portadas, era indescriptible. Todo era vinilo. Los parlantes JBL, y los tornamesas Lenco, suizos, con agujas de diamante y contrapeso...

Los Viernes y Sábados la discoteca publicaba en la sección C de El Comercio, el ranking con las 100 canciones más escuchadas de la New Wave en el mundo, e invitaba al público a asistir a No Disco y bailarlas. Por supuesto que cualquier hijo de vecino que escuchaba cualquier radio comercial creía que le estaban hablando de mitología griega y de todo, menos de música…

El sitio, de buenas a primeras se convirtió en un lugar exclusivo de Lima. Veía ya por entonces a la gente bailar en solitario en la pista, tanto hombres como mujeres, y eso no se estilaba en ningún lugar. El baile era quebrando el cuerpo hasta tocar el suelo con las manos, quebrando las rodillas y los pies, ya se imaginan cuando ponían a Joy Division y los Sex Pistols. El baile del epiléptico no se hacía esperar. Lo más gracioso era que mucha gente se caía al suelo al saltar tanto. Se bailaba saltando. El lugar como todo buen lugar se hizo conocido y famoso, y dejó de ser exclusivo.

El letrero que había en la puerta decía ‘ROCK ‘N’ ROLL’ y era de neón. Cuando cerró el lugar, se lo llevaron al Biz Pix… La No Disco cerró porque simplemente se maleó. Se convirtió en un hueco. Eso fue en 1983”

Cuando la No Disco decide cerrar sus puertas por diferencias entre sus socios, el ‘chino’ Mañuco abre en 1984 la NO HELDEN en la calle Chincha, a unos metros de la Av. Wilson, Centro de Lima. En tanto su ex-socio, Eddy Wenzara, abre el mismo año BIZ PIX, en el sótano del Banco de la Nación, segunda cuadra de la Av. Pardo, Miraflores. El DJ de Biz Pix fue Napo. Los primeros años de los dos lugares fueron los mejores, pero todo eso forma parte de otra historia.

NO DISCO fue la primera discoteca New Wave de Lima y Napo el primer DJ del estilo

Eduardo Lenti

DOBLE NUEVE: LA PRIMERA RADIO NO COMERCIAL EN LIMA (Parte 1: 1979-1983)

El Viernes 13 de Abril de 1979, en plena Semana Santa, salió al aire la Radio Rock en Lima: Doble Nueve (99.1 FM). La emisora que le decía No a la música Disco, no al Funk y no al Pop. La programación de aquella emisora era 100% puro Rock. El ideólogo y propietario: el Sr. Manuel Sanguineti Orlandi. Aquella fue una nueva vía de expresión efectiva para dar a conocer a innumerables artistas cultores del Rock, los cuales eran excluidos por los programadores de las demás estaciones radiales de la época, pues en muchos casos no llegaban al Top 40 del Hot 100 de Billboard (semanario musical que por entonces servía de base para programar en radios comerciales). Inclusive, la emisora en cuestión experimentaba tocando otros temas de los albums, adelantándose de esta manera a los futuros singles Rock. Debido a ello el primero de sus slogans: "FM Doble Nueve, la más rápida en el aire".

La identidad de la radio Rock se puso de manifiesto desde los inicios, así que entrada la década de los 80, la mencionada emisora se consolidó gracias a sus programaciones, como una auténtica propuesta alternativa, aplicando los conceptos de las estaciones radiales Norteamericanas. De ahí surgió la idea del operador / locutor, es decir, del Disc-Jockey radial completo.

En los primeros meses, las emisiones hasta parecían piratas, sin comerciales, de unas pocas horas de duración y casi sin locución al caer la tarde. Manuel Sanguineti tuvo como DJ desde los inicios a Cavi (Javier Raffo), quien además colaboraba en la sala de grabaciones. Por entonces, "FM Doble Nueve, la radio Rock en Lima", no contaba con una consola, es decir, los tocadiscos no estaban conectados en diferentes canales, sino en un amplificador. Así que para pasar de un disco a otro, tenían que esperar que finalice por completo la canción y mover un switch para que empiece la siguiente, mientras hablaban en pleno cambio.

Doble Nueve se inició con un transmisor de corto alcance. Aún no llegaba a todo Lima con buena señal, pero afortunadamente las cosas mejoraron con los años, incorporando además otros DJs y programas especializados. En los inicios era todo un misterio conocer la ubicación de la radio y más aún, conocer a quienes estaban detrás del micrófono. Desde el comienzo de la radio, Doble Nueve ya contaba con auténticos seguidores de toda canción que sonara por la emisora de Jesús María. Los Discjockeys ingresaron sin ninguna experiencia previa. Eran elegidos por Sanguineti. Sólo era necesario saber de música y echarle muchas ganas a la idea de compartir buen Rock. Doble Nueve marcó una nueva forma de hacer radio y esto se percibía desde los comerciales, recordados por sus jocosas ocurrencias en los diálogos, marcando de esta manera un estilo propio y original. Otra diferencia también la marcó la impostación / modulación de la voz de los DJs y el tono contenido o aséptico de su conducción. En doble Nueve, desde siempre se respetó la música, dejando prácticamente limpia la canción, sin locución encima.

Otro de los DJ de los inicios fue Manolito (Manuel Garrido-Lecca), quien tuvo el primer programa de Jazz de la FM, 'Basta de Jazz', los Domingos de 9:00 a 11:00 PM. Mr. Jazz se convertía en Mr. Night para conducir también un programa de Rock por las noches, y los Miércoles 'La Hora Lobo' con conciertos íntegros de más Rock. Por entonces también era usual escuchar en Doble Nueve algunos discos completos.

Otros DJs de los inicios fueron Carrito (Lucho Torres), quien tenía especial gusto por la New Wave. Johnny 99, con mucho Rock Clásico de los 60 y 70 en su recordado programa de los Domingos de 4:00 a 7:00 PM. También conducía los días de semana en el mismo horario 'La Hora del Sunset'. El Chapu también fue otro de los DJs de los primeros años de Doble Nueve. Chapu además colaboró en la realización de algunos de los más recordados comerciales.

Durante aquellos primeros años (1979-1983), la programación de Doble Nueve era básicamente Rock. Uno de sus slogans lo dejaba muy en claro: "FM Doble Nueve, la Radio Rock en Lima". El grueso de las canciones que sonaban eran básicamente Rock, y se programaba mucho del 'Rock Albums & Top Tracks' de Billboard. Ciertamente, también empezó a sonar New Wave, especialmente en 1982-83. Aquella New Wave que apostaba por las guitarras. Aún no se animaban a programar grupos Techno-Pop y New Romantic pues consideraban que se trataba de 'Música de juguete' o 'Música artificial', pero las cosas cambiarían en 1984.

Continúa en: DOBLE NUEVE: LA TRANSFORMACIÓN (Parte 2: 1984)

Eduardo Lenti

EL PRIMER PROGRAMA ENTERAMENTE MUSICAL EN TV

La nueva música creada por la nueva generación de músicos, también pudo infiltrarse a través de la TV.

Otro destacado antecedente se produjo desde la televisión nacional. El programa se llamó FM 7, dirigido por el Sr. Gerardo Manuel Rojas. Aquel espacio musical data de 1977 y fue transmitido los sábados de 6:00 a 7:00 PM. Debido al éxito del programa, en Noviembre de 1979 cambió el nombre y empezó la historia de Disco Club de Lunes a Viernes de 6:30 a 7:00 PM también por RTP.

En mi caso, eran las épocas del colegio y era inevitable comentar a la mañana siguiente los videos que pasaban en el programa. Al comienzo me chocó un poco pues escuchaba por entonces la música de forma más abstracta (imaginándola). Los videos sugerían imágenes y rompían un tanto esa magia. Pero la conducción de Gerardo Manuel llamó poderosamente mi atención. Presentaba cada video contándonos anécdotas e informándonos con datos interesantes de cada banda. Se trató de algo nunca antes visto hasta entonces.

Luego de las tareas del colegio, cada tarde a las 6:30 PM prendía la vieja TV (aún en blanco y negro) para ver y con buen volumen aquel Disco Club, y hasta grababa en cassettes las canciones que no pasaban por la radio (aún no existía el VHS). Disco Club se mantuvo bajo la conducción de Gerardo Manuel hasta fines de 1982. En el último año también se emitía los Viernes y Sábados de 6:00 a 7:00 PM.

Luego de un alejamiento temporal de las pantallas, Gerardo Manuel retomó en Abril de 1983 un nuevo programa llamado Club 9 que se transmitió desde el recién inaugurado canal 9 ATV de Lunes a Viernes a las 7:30 PM. Cabe resaltar que Disco Club siguió emitiéndose desde el canal 7, aunque, claro está, sin su conducción / producción.

Fue en Disco Club y luego Club 9 donde se presentó video-clips de canciones, en muchos casos, aún no programadas por las estaciones radiales Limeñas. Inclusive contó con sus propias exclusividades, pero lo más importante, dio cabida a las nuevas corrientes, léase New Wave. Recuerdo haber visto a los Kraftwerk con su identificativo The Robots, Gary Numan, Visage, Heaven 17, Haircut 100, Lene Lovich, Romeo Void, Psychedelic Furs, los iniciales clips de los Human League y Duran Duran, y tantos otros, intercalados, claro está, con los hits radiales. Uno de los detalles más importantes, insisto, fue el carácter informativo que tuvo Disco Club bajo la conducción de Gerardo Manuel. Ciertamente la mejor época del programa en cuanto a emisión de videos de la New Wave, se dio entre 1980 y 1982.

Se trató del primer programa de TV en Latinoamérica dedicado enteramente a la difusión de video-clips, adelantándose incluso a MTV. Los videos promocionales (limpios, sin sellos de televisoras) fueron proporcionados por las disqueras y por algunos contactos de Gerardo Manuel en el exterior. Inolvidable programa. Marcó a muchos.

Eduardo Lenti

SÚPER FM: LA PRIMERA Y ÚNICA RADIO NEW WAVE QUE TUVO LIMA

Un 19 de Diciembre de 1981 tuve un accidente que me ató a una cama por unos 45 días. Por entonces ya gustaba mucho de la música y mi compañera inseparable fue la radio y mis discos... Recuerdo que giraba el dial una y otra vez... y de pronto, había descubierto una emisora nueva que hacía sus primeras emisiones de prueba. Quién lo diría. Me cambió la vida.

La primera señal de gran importancia en la nueva música de los ochenta la dio la emisora de las 93.1 razones de escucharla, me refiero a la Súper FM que salió al aire durante Diciembre de 1981. Aquella, en definitiva, fue la puerta más tentadora para la creciente nueva generación. Pese a ello, el público oyente no representaba un número significativo para las empresas auspiciadoras, quienes preferían anunciar en las emisoras comerciales de la época. Sin ingresos adecuados, la emisora pronto vería su final. Apenas duró hasta mediados de 1983. Para muchos de nosotros fue como un sueño. Lamentablemente, nunca más Lima tuvo una programación de calidad como la de aquella Súper FM. Incluso una de sus cuñas los describía muy bien. Aún la llevo presente: En Lima existen dos tipos de oyente, los que escuchan radio, y los que escuchan Súper FM... aquellas programaciones les cambio la vida a muchos de nosotros. Fue el auténtico nacimiento de la nueva escena limeña. A partir de entonces, surgirían muchas nuevas cosas en el futuro inmediato. Fue aquella la estación que por primera vez reunió a todos los artistas de la New Wave: Kissing The Pink (recuerdo muy especialmente su incansable Maybe This Day), Modern English (con su inevitable I Melt With You), Red Rockers (con la memorable China), The Rescue, Josie Cotton, Roxy Music (eran muchas las canciones que pasaban de ellos, especialmente Same Old Scene, Angel Eyes), Romeo Void, A Flock Of Seagulls (recuerdo algunos lados b, Commited o Pick Me Up... o el divertido Standing In The Doorway), Polyrock, Chas Jankel (Johnny Funk), Yazoo (le llamaban Soul tecnificado...), Eurythmics, recuerdo especialmente de ellos la oscura Somebody Told Me mezclada al final con el bizarro Wind Power de Thomas Dolby y luego el Love Action de Human League... una de aquellas secuencias clásicas e inolvidables. Por cierto, Love Action fue elegida como la canción del año 1982 según Súper FM... recuerdo haber votado por ella y haber llamado la noche del ranking a pedir que tocaran también la versión 12”, tal y como sucedió. Oscar guerra contestó el teléfono. Otros grupos que pasaban… The Fixx (no necesariamente los temas rankeados, The Sign Of Fire, por ejemplo), Lene Lovich (pasaban mucho de la loca Lene...), The Polecats, era clásico el Make A Circuit With Me antes del Rock This Town de los Stray Cats y por ahí A Town Called Malice de The Jam... inolvidable fragmento de la programación. Y Europeans con su Animal Song en versión súper extensa los fines de semana... que tiempos!... o el divertidísimo Melt The Guns! de los XTC, o la súper refrescante Nice Girls del dúo Eye To Eye… Sparks, Naked Eyes, Adam Ant (Picasso!), Heaven 17 (especialmente Come Live With Me y We Don't Need This Fascist Groove Thang!), Gary Numan (con la memorable We Take Mystery To Bed los Sábados por la noche animando la juerga), Peter Godwin, The Major Thinkers, Madness, Kajagoogoo, Altered Images, Gang Of Four, DEVO, Bow Wow Wow, Cure (recuerdo aquella tonadilla que me perseguía por todo lado, la del Let's Go To Bed en su súper versión), Polyphonic Size (Mother Little Helper), Kraftwerk (Pocket Calculator un clásico de la programación), Visage, Tears For Fears, Ultravox, Bill Nelson, Blancmange, Slow Children, Wall Of Voodoo, Nina Hagen, Q-Feel y muchísimos más, hicieron de aquella, una emisora atrevida, arriesgada, muy fresca y vital, sencillamente diferente, única e inteligente. Fue lo mejor que le pudo suceder a los medios de difusión limeños... adoraba esa emisora!

Súper FM fue como una especie de telaraña… en mi caso, en particular me fascinaba una canción que tocaban en los primeros días: New Toy (1981) de Lene Lovich. Persiguiéndola con el record de mi toca-cintas preparado, me fui contagiando con algunas otras de la programación. Cada vez eran más, y más, y terminé por ser atrapado totalmente. Y es que oír esa emisora era algo enfermizo. A un amigo lo separaron de la universidad porque no iba y paraba encerrado escuchando lo que pasaban intentando como un loco grabar todo lo que podía... Se trataba de un vicio al completo. Si te gustaba un tema, pues perseguías la programación para que te lo pasaran de nuevo... y así te ibas familiarizando con más y más canciones… Muchas veces ni siquiera decían los títulos.

Los programas establecidos, todos, se especializaban en un género musical. Teníamos Súper Jazz los domingos de 7 a 9 PM, conducido por Tito Barretto y Mabela Martínez. Súper Soul los sábados de 7 a 9 PM, conducido por Mr. Freeze. Música brasilera (Banana Café) por las tardes. E incluso Reggae (Reggae En Lima) conducido por Pepe Barretto. Sin embargo el fuerte de la programación lo constituía la nueva música de los ochenta, léase, las nuevas propuestas de los nuevos músicos adolescentes a ambos lados del Atlántico.

Algunos de aquellos DJs: Oscar Guerra, Anabelí Rodrigo, Lolita Ronalds, Gianina De Carli y Lucho Quiñe, entre otros. El jefe de programación, el ideólogo de la Súper FM, y el primer y más importante introductor de la New Wave en los medios limeños fue el Sr. Donald Wilson a quien debemos mucho pues él, le despegó los ojos a mucha de aquella adolescencia adormecida por los productos ‘idiotizantes’ que desde siempre nos pretenden imponer los medios… Abel Salazar, en tanto, estuvo a cargo de la parte empresarial y promocional de la emisora en cuestión.

Mención aparte para el programa estrella: Radio Clash, conducido por Oscar Guerra y transmitido los viernes de 7 a 9 PM. En él, Oscar se encargaba de tocar canciones aún más rebuscadas que las de la programación habitual, así mismo, marcaba estrenos, e incluso preparaba especiales de aquellos grupos. Una de las particularidades del programa era la de los fragmentos de diálogos sacados de la televisión, de Perdidos En El Espacio por ejemplo, los mismos que colaba en las partes instrumentales de las canciones de tanto en tanto… la cortina del programa era la divertida This Is Radio Clash de los Clash en la versión que aparece en el lado posterior del maxi-single… la de frases en español. Y el fondo de presentación del primer bloque: Uncontrollable Urge! de DEVO, en versión directo, tomada del clásico doble sampler, Urgh!!!...

En la segunda mitad de 1983 la programación de Súper FM tuvo un giro radical. A partir de entonces se llevaría a cabo un experimento que había dado resultados comercialmente positivos en RBC durante 1982, emitiendo una canción en español cada dos en inglés (del Mainstream, claro está)... el conocido 2x1: la fórmula popular dirigida desde la programación por un tal Julio Mayo.

Recuerdo haber quedado fuertemente impactado al descubrir que toda aquella programación se iba por el caño... recuerdo también haberme ‘tirado la pera’ del colegio para acudir al local de la radio y averiguar lo que sucedía. El ficticio pretexto para ingresar a la emisora y un poco enterarme de lo sucedido fue que estaba supuestamente haciendo un trabajo sobre los medios de comunicación. Fue así como pude conocer el lugar y de paso informarme que su caída se debía a la falta de apoyo por parte de los auspiciadores.
Años más tarde conocí a uno de los operadores de la Súper FM (Pepe Salinas), a quien le estoy eternamente agradecido por darme la oportunidad como DJ.

Súper FM llevó a los oídos de muchos adolescentes de la clase media limeña aquella nueva música. Es ahí donde la New Wave explosiona a nivel más o menos masivo en Lima... La New Wave se infiltró desde la clase alta y Súper FM consiguió que la clase media también accediera a ella. Eduardo Lenti

LA PROPAGACIÓN DE LA NEW WAVE A TRAVÉS DE LOS PROGRAMAS DE TV (1982-1985)

A mediados de 1982 apareció La Máquina Del Rock, programa que era transmitido por el canal 4 los Sábados de 3:00 a 4:00 PM y conducido por Carlos Antonio Aguirre.

Carlos Antonio tenía a su vez un programa de corte New Wave llamado Metal que era transmitido por radio América FM a las 4:30 PM de Lunes a Viernes. La cortina de presentación era nada menos que el clásico Eisbar de Grauzone.


En La Máquina Del Rock se pasaban los clips de la cadena musical Norteamericana MTV, incluso con el sello característico y las clásicas letras en el lado inferior izquierdo de la pantalla. Por entonces, los pocos programas musicales que existían, tomaban los videos promocionales de los archivos de las disqueras nacionales. La Máquina Del Rock, al pasar los clips directamente de la señal de MTV (aunque señal grabada), se adelantó a los demás espacios musicales. Aquel programa también contribuyó generosamente con su cuota de nueva música durante aquellos años. Sobre todo hasta 1985. Disco Club fue el inicio de todo claro está, pero La Máquina Del Rock apareció como una interesante nueva alternativa.


Así que en la televisión nacional durante 1982 tuvimos media hora de video-música de Lunes a Viernes (Disco Club), y dos horas los Sábados (La Máquina Del Rock / Disco Club). Recordemos que la cadena musical MTV había iniciado sus transmisiones apenas un año antes, sin embargo, la única información que se tenía sobre aquella televisora, era mediante sus re-transmisiones grabadas a través del mencionado programa del canal 4. Bajo tales circunstancias apareció en Marzo de 1982 en el UHF, y en sintonía de prueba: Unitel canal 27. Desde aquella señal se transmitieron dos horas continuas de clips de Lunes a Domingo (5:00 a 7:00 PM). A fines de 1983 el espacio crecería de 1:00 a 7:00 PM. ¿se imaginan de pronto 6 horas de música diarias?. En aquellas emisiones Unitel pasaba tanto clips antiguos como nuevos. Los cartuchos promocionales de los archivos de las disqueras fueron tocados al aire íntegramente, debido a ello se podía observar tanto los clips del TOP 40 del Billboard así como innumerables clips promocionales considerados hoy como auténticas rarezas. Aquella fue otra importante manera de propagar la nueva música para una nueva generación. En 1984 incluso, el espacio de Video-Música en canal 27 aumentó. El horario fue de 12:00 a 6:00 PM. Los Viernes se emitía un programa llamado Clips (6:00 PM), producido por Donald Wilson y conducido por Lolita Ronalds y Gianina De Carli, de corte New Wave. Los años más representativos del canal 27 fueron aquellos. Ya en 1986 se le dio un enfoque más comercial.

Eduardo Lenti

EL DESPERTAR DE UNA NUEVA GENERACIÓN - 1983

1983 fue probablemente el año del despertar de la nueva generación en Lima. Se estaba gestando un nuevo escenario que tomaría mayor proporción al siguiente año.

El hecho más significativo de 1983, fue la entrada de la nueva música hecha por la nueva generación de músicos anglosajones, básicamente New Wave, Techno-Pop y New Romantic a las estaciones radiales comerciales Limeñas. Ese hecho definitivamente contribuyó a masificar/ popularizar o poner al alcance de un mayor número de personas, un nuevo tipo de hacer, escuchar, bailar y sentir música.

La escena Limeña estaba constituida por gente que gustaba básicamente de la New Wave. Aún el movimiento Gótico estaba floreciendo en Europa. Sin embargo el baile en solitario ya era algo común en Lima. También existían los Punkers. Pero aún aquel movimiento no tomaba forma ni tenía la fuerza y consistencia necesaria como para dar un significativo cambio generacional.

El común de los mortales escuchaba Panamericana, 11.60 o radio Miraflores. Este tipo de emisoras tocaban Rock y Pop, basando sus programaciones en los temas más populares de los Estados Unidos que destacaban en el semanario Billboard. Aquel semanario era como la bíblia para toda estación radial comercial de la época. En 1983 se dio un fenómeno a nivel comercial en los Estados Unidos. Hubo como una especie de fiebre british New Wave a nivel masivo y nos cayó de rebote por Lima y precisamente desde las emisoras comerciales.

1983 fue el año de la invasión de la New Wave al mercado Norteamericano, hecho que se reflejó en la propia Billboard en donde, al menos un 25% de los singles rankeados ese año, pertenecieron a las nuevas corrientes, tanto Inglesas como Norteamericanas. Las estaciones comerciales Limeñas que difundían todo aquello proveniente de la mencionada revista, sin proponerlo e imaginarlo, también contribuyeron de algún modo al reconocimiento masivo de los nuevos artistas. Especialmente aquellos que alcanzaron el TOP 40 del Billboard.

En 1984, la New Wave ya estaba en todos los niveles. Recuerdo incluso que en la discoteca de la feria del hogar de 1984 se bailaba con A Flock Of Seagulls (Telecommunication), Europeans (The Animal Song), Yazoo (Don't Go), B-Movie (Nowhere Girl), Polecats (Make A Circuit With Me) y Figures On A Beach (Breathless) entre otros.

Eduardo Lenti

DOBLE NUEVE: LA TRANSFORMACIÓN (Parte 2: 1984)

Tres de los DJs de Súper FM (quienes ya habían hecho historia en la programación de la fenecida radio) pasarían a formar parte en 1984 de Doble Nueve. Ellos fueron Anabelí Rodrigo, Lucho Quiñe y Oscar Guerra.

Los tres DJs, aunque se iniciaron en Súper FM, ciertamente tenían el estilo de locución de Doble Nueve, así que su ingreso en la radio cayó muy bien y lo mejor de todo, enriquecieron Doble Nueve musicalmente. Anabelí Rodrigo se convirtió en la DJ de voz ronca que pasaba buen New Wave, característica que la diferenció de Lis Stoliar, quien tenía una voz más dulce y predilección por la música más suave. Lucho Quiñe, uno de los DJs más cultivados en la nueva música de Súper FM, aportaría a Doble Nueve especialmente con las bandas Techno-Pop y New Romantic. De los tres, la inclusión más celebrada fue la de Oscar Guerra, quien llevaría su Radio Clash, el programa estrella de Súper FM, a la radio Rock, y se transmitiría los Viernes de 8:00 a 10:00 PM (el mismo horario de la casa anterior). Radio Clash mantuvo la calidad del original especialmente hasta 1985. Poco después, en 1988, Oscar Guerra conduciría un segundo programa llamado 99 Minutos de propuesta similar a la del desaparecido Radio Clash y emitido los Domingos de 10:00 PM a 12:00 AM.

La entrada de Oscar, Lucho y Anabelí a Doble Nueve, propició un significativo cambio en la programación de la radio Rock, pues a partir de entonces, se le dio mucho más cabida a las nuevas propuestas musicales de la New Wave, haciendo de 1984 y 1985 dos años brillantes y claves en la historia de aquella emisora. Durante 1982 y 1983 ya sonaba algo de New Wave pero el cambio decisivo se dio a partir de 1984 con bandas como Icicle Works, Wire Train, Hoodoo Gurus, New Order, Face To Face, Friends Again, The Smiths, Talk Talk, The The, Bongos, Zerra 1, Fiction Factory, The Alarm, U2, China Crisis, A Drop In The Grey, Everything But The Girl, Prefab Sprout, Modern English y Vitamin Z, entre otros, además de muchos grupos que sonaron en Súper FM en los años anteriores, desde Soft Cell a B-Movie, pasando por Romeo Void, Ultravox, The Jam, A Flock Of Seagulls, The Human League, Yello, OMD y un largo etcétera.

Una de las singularidades de Doble Nueve en aquellos meses, fue la de subirle el pitch a los tornamesas para que los discos suenen algo más acelerados. El nuevo slogan en el verano de 1984 fue: "Doble Nueve, la más mosca en el aire".

Aquella época fue también la de Patty Plant y su dosis de buen Rock los Martes y Jueves de 1:00 a 4:00 PM en su programa Pye de Metal. Sin duda, una de las personas más enteradas en cuanto a Rock que pasaron por la emisora en cuestión. Y como olvidar a Pepe Coronado y Lis Stoliar. Precisamente iniciando 1984, Lis Stoliar fue la encargada de dar salida a las primeras versiones del clásico ranking de los Domingos, usando como cortina de presentación a Midnight Oil con 'Only The Strong'. Ese mismo año Doble Nueve también presentaría su primer ranking anual. Todos ellos forman parte importante (a mi parecer) de la primera y mejor época de la radio Rock. Emisora que ha sabido mantenerse aún vigente, y por más de tres décadas.

Eduardo Lenti